El COLEGIO LOURDES es una escuela privada, católica, abierta a todas las clases sociales, dirigida por las Hermanas Misioneras Dominicas del Rosario. El Colegio está organizado en forma coeducacional y atiende los niveles de Preescolar, Elemental (primero a octavo) y Superior (noveno a duodécimo).

Historia

La Congregación de la Misioneras Dominicas nació en Perú en 1918 con el propósito de hacer vida su carisma: “Evangelizar a los pobres en aquellas situaciones misioneras donde la Iglesia más nos necesite.”

Sus fundadores Monseñor Ramón Zubieta y Madre Ascensión Nicol, ambos dominicos, conscientes de la realidad de su tiempo y, con una mente abierta, intuyeron la necesidad de humanizar la situación de los nativos de la zona amazónica de Perú. Como para conseguir desarrollo integral, humanitario y evangélico era imprescindible la integración y participación de la mujer, “base de la sociedad”, pronto abrieron un internado de niñas. Poco a poco las Misioneras Dominicas fueron fundando numerosos colegios en las diferentes zonas de Perú, donde, junto con la promoción humana, se propusieron, como tarea evangelizadora, anunciar al Dios de la vida.

Siguiendo el talante de sus fundadores, la Congregación se extendió por todo el mundo, hasta llegar en el 1953 a Puerto Rico. En noviembre de 1958 fundaron el Colegio Lourdes en Hato Rey, Calle Mayagüez 87.

Filosofía

La Congregación enmarca su misión evangelizadora en los fundamentos de CIENCIA, VIRTUD Y ACCIÓN. Estos fundamentos configuran su misión educativa y misionera, según definimos a continuación:

CIENCIA. Provee los esquemas de aprendizaje para analizar e interpretar los cambios a través de la investigación científica y humanista.

VIRTUD. Persigue construir y adoptar una escala de valores que oriente la conducta ética, la vida con dignidad y la participación en la construcción de normas de convivencia centradas en el respeto y en la práctica de los derechos humanos y de los valores democráticos.

ACCIÓN. Comprende el pensamiento emprendedor productivo, crítico y creativo que permite resolver situaciones en forma autónoma.

A tenor con lo expuesto, la filosofía del Colegio Lourdes reconoce en el ser humano una dimensión humana y divina, que pretende la formación integral de los alumnos, con exigencias morales y religiosas, así como de orden cognoscitivo. Busca entre otros aspectos lo siguiente:

* Ofrecer una educación integral que abarque la persona en su totalidad.

* Formar cristianos de fe firme y conciencia crítica, capaces de asumir un compromiso dentro de la sociedad y de la Iglesia.

* Formar personas cristianas, que estén abiertas a las realidades y necesidades de su época, capaces de integrarse en actitud de servicio en la sociedad democrática, tal como lo entiende y lo explica el Preámbulo de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.